Comunicaciones Técnicas de Café
Número 119 - Julio 2020

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Cosecha de café de Costa Rica continúa variando

   dentro de un rango de baja producción

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Consultor Experto en Café

[email protected]

Personas vinculadas al sector cafetalero que comparten los servicios de información y consultoría en café que coordinamos a través de nuestra plataforma, nos han consultado nuestro punto de vista respecto a las informaciones atribuidas a jerarcas de instituciones del sector agrícola que destacan como un motivo de “alegría y esperanza” el dato de la última cosecha 2019/2020 de café de Costa Rica que finalmente cerró en 1,974.801 fanegas y que, contrasta con la opinión de otros representantes del sector que consideran que este volumen de producción resulta “raquítico e insuficiente”.

 

Caída de la cosecha y estancamiento de la producción


La producción de café en Costa Rica inició una caída sostenida desde el periodo 2000/2001 hasta quedar en un nivel promedio muy bajo caracterizado por aumentos y disminuciones alternos, pero siempre dentro de un rango de baja producción del cual todavía no se logra salir y donde el dato de la cosecha 2019/2020 no hace más que ratificar este comportamiento.


Varios factores han influido de manera decisiva para que en los últimos años la cosecha no logre alcanzar ni siguiera el promedio de 2,0 millones de fanegas mientras que, a finales de los años de 1990 la producción era casi el doble de la que hoy se tiene. Los bajos precios internacionales del café, severos problemas causados por la variación climática (fenómeno de El Niño y de La Niña) y el mismo impacto del cambio climático (calentamiento global), son factores adversos importantes que pueden afectar la producción, la condición agronómica de las plantaciones y por consiguiente la rentabilidad del cultivo.


Otro aspecto relevante es la disminución del área cafetalera en el Valle Central de Costa Rica, una zona con clima y suelos óptimos para el cultivo pero que, en las últimas décadas ha venido siendo desplazada por el creciente desarrollo industrial y urbanístico.


Sin embargo, es la falta de renovación de los cafetales viejos y agotados la razón principal por la cual no se ha logrado obtener la ansiada recuperación productiva que se necesita para subir el nivel de producción hasta un promedio de al menos 2,5 millones de fanegas.

Cosechas que varían en un rango de baja producción

 
Fuente: ICAFE
 

Los datos de producción de Costa Rica de los últimos 6 años reflejados en la figura 1, son contundentes en demostrar esta situación. A partir de una producción de 1.897.940 fanegas en el periodo 2014/15 marcada por las secuelas del impacto de la roya de 2012, para la cosecha 2015/16 se logra un aumento importante del 17,68%, sin embargo, este repunte se pierde al año siguiente 2016/17 con una baja de la misma proporción 17,60%. En la cosecha 2017/18 el aumento no recupera la baja del año anterior y es apenas del 9,65%, mientras que, la cosecha 2018/19 resulta ser la más baja en 40 años, apenas 1.717.660 fanegas con una caída del 14,88%. Finalmente, si bien la última cosecha 2019/20 cerró con un repunte de 14,97%, este apenas alcanzó para recuperar la disminución ocurrida en la cosecha anterior. La producción promedio de los últimos 6 años es de 1.947.020 fanegas (sacos de 46 kg de café oro).


Asimismo, la situación actual que presentan los cafetales en diferentes regiones cafetaleras del país hace pensar que, la producción de café para la cosecha 2020/2021 no estará mostrando cambios importantes y podrá oscilar entre 1,9 y 2,0 millones de fanegas, lo que refleja un panorama poco satisfactorio que no justifica para nada pretender "lanzar" las campanas al vuelo o dedicarse  a la "danza" con los datos de la pasada cosecha ni tampoco con la expectativa que se pueda tener para la próxima cosecha.   


Todo lo contrario, esta situación debe ser motivo de un análisis profundo y de una gestión más proactiva por parte de los jerarcas de las instituciones, para buscar una verdadera solución al problema recurrente de la baja producción de café en Costa Rica. Tal vez el primer paso que tengan que dar sea dejar de hacer tanto "autobombo" en los medios de comunicación y ponerse a trabajar en un nuevo orden de prioridades para respaldar efectivamente la causa de los productores que es el mejoramiento significativo de la productividad de sus cafetales.


Para esto, urge enfocarse en diseñar un nuevo programa de renovación de cafetales que logre por fin beneficiar a un número importante de caficultores para así alcanzar el nivel productivo que el sector cafetalero está esperando desde hace muchos años.     

 
 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.